El trabajo en turnos y su conexión con la salud de los trabajadores no es un problema solo de los trabajadores de ANCAP, lo es de todos los compañeros turnantes del Uruguay y del mundo.
Desde que en la Europa industrial se comenzó a utilizar el sistema de rotación para cubrir las 24hs de producción se ha venido observando cuan dañino para los trabajadores son los turnos. Desde entonces, se vienen acumulando cada vez más estudios científicos, revelando al detalle las características de esta conexión entre turnos y salud.

El cuerpo humano ha evolucionado para funcionar conforme a ciertos ciclos repetitivos que responden a las condiciones de su entorno (luz natural, condiciones climáticas, estaciones, etc). Estos ritmos del reloj biológicos coordinan el funcionamiento de una gran cantidad de procesos internos y funciones corporales (temperatura, frecuencia cardíaca, sueño y vigilia, metabolismo, digestión, concentraciones hormonales, presión sanguínea, regeneración del epitelio intestinal, procesos cognitivos, entre otros). Especialmente, el ciclo circadiano del sueño-vigilia se encuentra enlazado a los horarios de luz natural, y la desincronización del mismo generada por la rotación continua de las horas de sueño es altamente perjudicial para el organismo.

La bibliografía científica generada, especialmente en los últimos 50 años, es contundente. Se han estudiado a decenas (en algunos casos a cientos) de miles de trabajadores turnantes europeos y de otros países industrializados de occidente, cuyas historias clínicas y condiciones de salud se siguieron por muchos años, décadas incluso.

Se observó que la distorsión del ciclo circadiano da lugar a numerosas enfermedades características del sistema rotativo y además aumenta la probabilidad de sufrir afecciones que son comunes al resto de la sociedad.
Los desórdenes de sueño (SWSD) y el insomnio, la fatiga crónica, la desincronización homeostática, entre otras, son consecuencias clásicas que aparecen al poco tiempo de comenzar los turnos. Los problemas gastrointestinales (dolores, ulceras, reflujo, cáncer) también son característicos ya desde los primeros meses. Los riesgos de sufrir ulceras gástrica o de duodeno son más del doble que la población normal de horario fijo. Asimismo, es un 40% más probable sufrir enfermedades cardiovasculares si se realizan turnos integrales.
En 2007, la agencia internacional para la investigación en cáncer (IARC) anuncio que “el trabajo en turnos con disrupción del ciclo circadiano es probablemente carcinogénico” y lo clasifico 2A, el segundo escalón más alto. Por ejemplo, las investigaciones muestran que los riesgos de sufrir cáncer de mama son un 50% mayor y cáncer colorectal un 30%.A esto debe sumarse un deterioro cognitivo acelerado, déficit inmunológico y numerosos trastornos metabólicos.
La distorsión de los parámetros psicosociales es de gran importancia. Los turnos implican, cansancio, menor capacidad de mantenerse alerta, mayor riesgo de accidentes. Los trabajadores que realizan turnos rotativos generalmente se encuentran desfasados en relación con el resto de la sociedad, las actividades de la vida cotidiana están organizadas pensando en las personas que trabajan en horarios habituales, por lo que se puede generar una sensación de marginación. Las mayores dificultades se dan en el ámbito familiar debido al desencuentro en los horarios y existe menor oportunidad de vida social al disminuir la posibilidad de participar en actividades sociales o de coincidir con amigos o familiares. El estrés que se genera en consecuencia trabaja en forma sincrónica con los otros factores.

Un análisis detallado de todas estas afecciones se encuentra en el documento “Trabajo en turnos: Argumentación para el proyecto de Ley” elaborado por la comisión de turnantes de FANCAP.
Una gran cantidad de países han tomado los datos anteriores en cuenta para reglamentar y regular el trabajo en turnos de forma de resguardar la salud de sus trabajadores.
La comisión de turnantes de FANCAP, junto al PIT-CNT, la Facultad de Medicina, el MSP, el servicio médico de ANCAP y otras instituciones se han propuesto, y vienen trabajando, en la elaboración de un proyecto de ley que regule el trabajo en turnos en todo el Uruguay. El proyecto ya esta encaminado y en muy poco tiempo ingresara a estudio de la comisión de trabajo de Diputados desde donde también nos han venido apoyando a lo largo de este camino.

Corren tiempos en los cuales el movimiento obrero esta modelando el futuro del país para beneficio de todos los ciudadanos. Hoy pretendemos poner nuestro ladrillo en el largo camino de las conquistas para la posteridad.